comunicación no violenta

Yo contigo y tú conmigo es una frase que podría aplicarse a todo, en cada instante, aunque no se comprenda políticamente, ni tratándose de religión, o todo lo que creas que te separa y aleja de lo que{ Continúa }

Dejar ir no es olvidar. Tampoco es dejar atrás, y sin más no recordar. Es un proceso que no se contabiliza por tiempo concreto, pues cada quién tiene el suyo. Nada está escrito para unos u otros y,{ Continúa }

Poder ver con todos los sentidos, aún sin ser el de la vista es un regalo. Es como alcanzar el sentimiento de plenitud interna que te alimenta y te llena. Saberte pleno porque tienes todo cuánto realmente necesitas.{ Continúa }

Recordar no siempre es doloroso, ni tampoco provoca una vuelta atrás en el tiempo, al pasado. Ayuda a saber de dónde vienes y dónde estás. Es una puerta a ver todo lo que has logrado. Se trata de{ Continúa }

Dejarse llevar por un instante entre sueños, ideas, recuerdos o proyectos, en lo que sea, mientras sea contigo misma. En el interior de tu alma. Es como robarle al tiempo, parte del suyo y obtener como resultado, las{ Continúa }

Sentir. Pensar. Salir de tus pensamientos cuándo quieras, para volver a ellos una y otra según te apetezca, a eso se le llama libertad. Tus palabras son grandes aunque tú, te creas pequeño. Que sean otros los que{ Continúa }

Pensar que no puedes te llevará a llegar a más, a dejarte en el olvido, tener dolencias. Te limitará. Sin darte cuenta, llegarás a un estado en el que no serás tú. Y si, pero en una versión{ Continúa }

Caminar. Andar. Pasear. Podría tratarse de opciones dispuestas a encaminarse hacia ese lugar dónde cumplir cada uno de tus sueños. No hace falta que sean juntos, al menos ir lográndolos y dar un siguiente paso, para seguir encaminándote{ Continúa }

Importante. Exclusivo. Posible y real. Cada detalle es tan único y multitudinario, como a la vez puede ser solitario. Proyectos llenos de ideas que van y vienen. ૐ Gracias por compartir la Canalización sin ser modificada AsunAdá enAmor{ Continúa }

Dejamos de hacer lo que nos identifica, con lo que nos identificamos, y entonces, algo nos falta. No tenemos claro qué sucede. Damos vueltas buscando una causa, un origen o motivo, y resulta, que es más sencillo que{ Continúa }